El cantante refleja en su sexto disco inédito, que presenta estos días en la Isla, los cambios que atravesó en los pasados cuatro años.Obie Bermúdez transcurrió los primeros nueve años de su vida en Aibonito, su pueblo natal. Aunque corto, ese tiempo sirvió para forjar el artista que es hoy día.De su infancia guarda felices recuerdos rodeado de sus padres, Irma y Dennis, su hermano Richard, su hermana Adaliz y su abuela materna, Ada.“Recuerdo muchas vivencias con mi abuela, mis tíos, mis tías, mis hermanas, en la escuela elemental Federico Degetau. Muchas cosas lindas que las llevo en el corazón conmigo. Siempre que vengo a Puerto Rico me acuerdo de todo eso”, afirmó el cantante.Recientemente Obie estuvo en su pueblo filmando el videoclip de su sencillo más reciente, Vida de colores, como forma de rendirle tributo al lugar donde nació su conexión con la música.“Me acuerdo que sentí esa conexión con la guitarra. Papi empezó a enseñarle a tocar a mi hermano pero no le puso mucho interés y papi se dio cuenta que yo era el que le estaba agarrando el gusto y me siguió dando clases. Cuando era pequeño era bastante callado, no era de los niños populares, entonces encontré refugio en la música, en la guitarra era donde me sentía feliz. Me acuerdo estar en la escuela y querer llegar a la casa para seguir tocando”, destacó.El cantante también recuerda sus paseos en bicicleta y su plato favorito, que le preparaba su abuela: patitas de cerdo con arroz blanco y garbanzos.“Mi abuela era el corazón de la fiesta.

Le encantaba cocinar y me acuerdo de las patitas que hacía. No hay como las de ella. Era muy feliz y cuando saqué mi primer disco se sentía muy orgullosa de mí. Le encantaba cuando iba a Aibonito, ella buscaba a mi primito a la escuela y me llevaba con ella y me agarraba bien fuerte del brazo y me paseaba y decía: ‘Este es mi artista’”, recordó.A los nueves años Obie se mudó con su familia a Chicago, donde permanecieron por dos años. Los próximos 10 años estuvieron en Nueva Jersey y Nueva York, y asegura que jamás olvidó sus raíces.El artista se encuentra en la Isla para presentar #cambios, su sexto disco inédito. “El disco refleja los cambios que pasé en los pasados cuatro años. Son cambios lindos. Tengo una nena de dos meses. Son cambios de la vida, de madurar cada día”, aseguró.Obie y su esposa, la también cantante Jennifer Peña, llamaron a su hija Jenobie, y y también son padres de Jobien de ocho años.El cantante se reunirá con sus fanáticos este fin de semana. El viernes hará un in-store en Sears de Plaza Las Américas, a las 5:00 p.m., y el sábado en Walgreens de Aibonito, a la 1:00 p.m.El domingo realizará su primera presentación multitudinaria ya que tiene a cargo el cierre de las Justas Interuniversitarias, en el Balneario de Boquerón, a la 1:00 p.m. Su presentación será emitida en vivo por www.obiebermudez.org.